The Vintage Homestyling, el primer estudio de Home Staging sostenible

Nos encanta la Barcelona que conocemos desde pequeñas: la de los pisos de pasillo sin fin de l’Eixample, la de los porticones de madera con mil capas de pintura, la de las baldosas hidráulicas que todo el mundo venera y las abuelas odiaban… Y la Barcelona del barrio: los tarros del colmado, perfectamente alineados; la bodega, con su olor penetrante y sus tinajas de madera oscurecida; el “què més et poso, maca?” de la pescadera del mercado… Y hoy nos reflejamos en las tiendas de proximidad, en los bares que recuperan antiguas fábricas, en las exposiciones de artistas locales… en la Barcelona cuyo encanto ha evolucionado y queremos preservar.

Una hacía fotos, la otra restauraba muebles. Las dos somos apasionadas del diseño y decoradoras autodidactas. Durante muchos años trabajamos en departamentos vinculados al marketing y a las ventas en empresas multinacionales, pero un día decidimos optar por nuestras pasiones. Y, haciendo de la necesidad virtud, el home staging se cruzó en nuestro camino. Ese híbrido entre decoración y marketing en el que nos sentimos tan cómodas, nos ayudó a vender y alquilar, respectivamente, nuestras viviendas. Descubrimos el poder de la decoración para la venta y quisimos saber más. Aprendimos. Y luego nos conocimos. Y hablamos.

Decidimos que no queríamos solo decorar para vender, sino que queríamos ofrecer un valor añadido, una experiencia única que nuestro cliente potencial pudiese rentabilizar y que además beneficiara a la sociedad. Hablamos mucho de la Barcelona que fue, de la que es y de la que queremos que sea, de nuestros recuerdos, de lo auténtico que desaparece pero que todo el mundo anhela, de las tiendas de siempre, de los artistas locales que nos gustan, de los muebles con historia que Helena rescata de la basura, de las fotos de puertas de Anna y su pasión por la pintura matérica, de nuestra sociedad de usar y tirar, de la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente… Hablamos mucho.

Y de esas fantásticas charlas surgió este proyecto, con el objetivo de recuperar la esencia de Barcelona a través de sus viviendas -una Barcelona sostenible, de proximidad, que se refleja en su pasado para retar al futuro, que apuesta por la calidad y no por la cantidad, por la estrategia y no por el todo vale, con sus tiendas de siempre, sus artistas y sus características irremplazables que no queremos que se diluyan en la nada- y canalizar ese valor cualitativo diferencial en provecho de nuestros clientes, de la ciudad y del medio ambiente. Nuestros clientes conseguirán aumentar sus beneficios al vender o alquilar. Promocionaremos el legado, el ecosistema de los barrios y los referentes de nuestra ciudad. Y el medio ambiente saldrá ganando al reutilizar piezas, apostar por los productos sostenibles, artesanos y de proximidad y por el reciclado.

Hoy empezamos oficialmente nuestra andadura y estamos muy emocionadas. Desde hace unos días nos están ocurriendo afortunadas casualidades y parece que el universo se está conjugando para echarnos una mano… Como una le dijo a la otra en un audio de WhatsApp: “un proyecto bonito atrae cosas bonitas”. Esperamos que así sea ☺