Exclusivo coliving en finca regia

Desde su construcción, en los años 40, y durante décadas, en esta enorme vivienda habitaron varias generaciones de una familia de la burguesía barcelonesa. Cuando nos llegó el encargo, el piso estaba adecuado al día a día de su última moradora, una señora mayor. Nuestro reto era transformarlo en uno de los flagships de una empresa líder del sector del coliving y convertir la vivienda en el hogar barcelonés de cinco nómadas digitales.

Teníamos ante nosotros diversos retos:

  1. Conseguir que todos los metros cuadrados fueran funcionales para así incrementar la rentabilidad de la vivienda.
  2. Adaptar la vivienda a los gustos y estilo de vida de sus nuevos moradores sin perder su esencia y los detalles de origen, en los que reside una parte muy importante de su encanto (rosetones, molduras, suelos, revestimientos de madera…)
  3. Dar personalidad y estilo con un mobiliario, una decoración y un menaje únicos pero que, al mismo tiempo, fueran asequibles ya que el espacio a intervenir era mucho (5 dormitorios, 2 estudios, 1 salón comedor, 2 baños y la cocina) y el presupuesto podía dispararse.
  4. Ayudar a afianzar la comunidad y la imagen de marca de nuestro cliente a través del diseño.

Para conseguir incrementar la funcionalidad y conseguir que los espacios se fusionaran con el estilo de vida de sus nuevos inquilinos, optamos por un mobiliario versátil, y adaptable a las necesidades de cada momento (sillas apilables, mesas de centro livianas, escritorios con ruedas…). Para mantener los costes a raya, combinamos elementos de diseño con mucha personalidad con piezas más básicas y asequibles. Los elementos de origen de la vivienda (cocina, revestimientos de madera de melis pintados, rosetones, armarios empotrados y la única lámpara original que quedaba en la vivienda) los combinamos con el nuevo mobiliario y así realzamos su esencia a través del contraste.

Para construir la paleta de colores, partimos de los tonos en boga en los años 40. Era muy importante que realzara los suelos originales, de baldosas hexagonales color verde musgo que otorgaban una gran personalidad al espacio, y que al mismo tiempo fueran acordes a los gustos actuales. Combinamos la paleta base con tonos neutros como el blanco y el negro y la madera y otorgamos un color a cada dormitorio y, en función del mismo diseñamos el cabecero, realizado con pintura a pared, y la decoración. 

Además, realizamos un mural, inspirado en las formas de la época midcentury y la paleta de colores escogida, para crear un  espacio instagrameable para que los nuevos moradores quisieran hacerse selfies en su nuevo hogar y utilizar el hashtag de la comunidad de nuestro cliente.

Para la decoración vertical, utilizamos láminas collage contemporáneas que nos remitían a la época midcentury y que creaban un hilo conductor artístico a través de la vivienda.

Nuestro cliente quedó encantado con el resultado. Y sus futuros clientes también. De hecho, aún no habíamos tenido tiempo de recoger los materiales de staging que ya estaban llamando a la puerta algunos de sus nuevos moradores. 

Fotografía: Anna Pardo

¿Quiéres llenar el calendario y que tu alquiler vacacional o temporal sea el preferido de tu target?

Contáctanos y te ayudaremos