El mirador de Collserola

Cuando sus propietarios compraron este apartamento, tenían como objetivo que fuese su primera residencia y, ocasionalmente, lo pudiesen alquilar como apartamento vacacional. Rápidamente vieron que, para poder destacar en la época de Airbnb e Instagram, era importante contar con decoradoras especialistas en marketing inmobiliario que les ayudaran a sacar el máximo partido a su hogar. 

En la primera visita, corroboramos con ellos que el gran argumento de venta de esta vivienda eran las vistas de escándalo que se contemplaban desde la terraza y el amplísimo espacio diáfano que conectaba recibidor, cocina, comedor y salón.

Por tanto, el trabajo de restyling se centró en dar a toda la vivienda un aire fresco, potenciando el vínculo interior-exterior y la sensación de unas vacaciones sin fin. Se cambió el mobiliario de cocina, que era de origen en tonos muy oscuros, por un blanco de alto brillo que aumentaba la sensación de frescura y liviandad. También, por encargo de los propietarios, el baño se reemplazó por una ducha, mucho más cómoda y ecológica.

Se apostó absolutamente por los tonos blancos, acompañados por la calidez de las maderas, las fibras naturales y la elegancia del negro. Combinamos muebles antiguos y más modernos que ya tenían los clientes con piezas de diseño y otras restauradas para la ocasión. Conseguimos crear el balance perfecto entre la modernidad del espacio y el encanto de las piezas con historia. Así, proporcionamos a la vivienda una magia y personalidad únicas que, junto a unas fotografías más cercanas al interiorismo que a la inmobiliaria, consiguiesen llenar el calendario de nuestros clientes. 

¿Quieres que tu apartamento vacacional atrape todas las miradas en los portales?

Contáctanos y te ayudaremos